Vie, 21 Nov 2014 - 09:00 AM
Portada Secciones Publicacion
Aumentan precios de refrescos
Jue, 12 Dic 2013 - 06:25 PM
Abarroteros dicen que se debe a la inflación y a la reforma hacendaria
Por Redacción Web/El Diario
Guadalajara, Jalisco.- Manuel Martínez usa el refresco de cola como si fuera café. Todos los días, camino a su trabajo, llega a la tienda de Don Adrián a comprar una coca. Desde el miércoles comprobó lo que ya se venía dando en las grandes marcas: el precio de su "despertador" aumentó. No fue un peso, como advertía la reforma, sino dos.
 
El dependiente de la tienda de abarrotes afirma que todos los años es lo mismo: llega enero y con ello el ajuste de los precios. Lo que los expertos financieros llaman inflación, en la calle se llama ajuste de precios. "Por lo general hay dos (en el año), en el periodo de diciembre y enero y como en junio y agosto".
 
Un peso por la reforma, otro peso por la inflación. Todo con cargo al bolsillo de Manuel.
 
Él no lo sabe, pero el impuesto a las bebidas azucaradas es parte de la Reforma Hacendaria promovida por el gobierno ejecutivo a nivel federal. El presidente Enrique Peña Nieto hizo la propuesta pensando en este nuevo gravamen desactivaría el consumo de productos que, a la larga, generan un problema de salud pública: diabetes y obesidad.
 
Sin embargo, hay otros expertos que coinciden en que lo único que provocará este aumento de precios en alimentos que ya son básicos de la dieta mexicana, será la entrada de mercancía de contrabando. Igual como pasó con los cigarrillos, así pasará con los refrescos y las botanas: marcas no conocidas que entran a México sin los estándares de calidad aprobados.
 
La reforma contemplaba iniciar con el gravamen a partir del 1 de enero de 2014, pero las refresqueras le han ganado al sistema. Manuel compraba Coca Cola, pero desde hace dos semanas aumentó el precio. Lo cambió por Pepsi, y desde el miércoles también aumentó el precio; en ambos casos fue de un peso.
 
El cliente, obrero de un laboratorio farmacéutico y quien gana cuatro mil 4800 pesos mensuales; compró por última vez un refresco de la familia Embotelladora Aga, en siete pesos. A partir de este viernes el precio incrementará a nueve pesos.
 
Este medio solicitó entrevista con Coca Cola, Pepsico, Embotelladora Aga y la Cámara Nacional de la Industria Refresquera, pero ninguna quiso dar una entrevista para explicar por qué el aumento antes de cerrar el año.
 
Abarroteros lo advirtieron
 
No era un secreto: los abarroteros trasladarían los impuestos a los clientes. Así como lo hicieron los productores, al trasladarlo a los intermediarios: los abarroteros. En la cadena de consumo, el cliente es quién pagará el ajuste de precios a la comida chatarra las bebidas azucaradas.
 
"Con la aplicación de la miscelánea fiscal 2014, habrá un impacto negativo para el consumidor, ya que costarán más los productos", señaló Iñaki Landáburu, director general de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas,
 
Empresas de alimentos de alto contenido calórico excluidas de la lista de productos exentos del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) prevén ampararse contra el gravamen, al considerar que faltan las reglas de operación para su cobro.
 
El presidente del ramo de fabricantes de botanas del Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Bruno Limón, dijo que la lista de productos exentos, dada a conocer por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) no tiene bases científicas.
 
Por ello, anunció Limón, los más de tres mil industriales, entre ellos los grandes fabricantes de botanas, y más de 200 empresas pequeñas y medianas del sector, están en la incertidumbre porque aún no hay reglas de operación sobre la forma y el momento en que se va a empezar a cobrar el gravamen.
 
Manuel Martínez, el obrero que se desayuna un refresco y se merienda una bolsa de papas, lo resume en una frase: "si es más barato, y no está malo, vamos a cambiarle. Pero mientras, hay que comprarse el vicio". Destapa el refresco y se va, despierto para ir a trabajar.
 
El Diario
Los Mochis, México
© 2010 - 2014